y ahora?… Ariel Malvino

Caso Ariel Malvino : esperando por la justicia brasileña
De acuerdo a las últimas informaciones, la justicia brasileña tapará los agujeros del paupérrimo sistema judicial argentino en el caso del homicidio del joven Ariel Malvino. Dos jóvenes correntinos ya están fuertemente comprometidos y una vez que sean requeridos por Brasil, enfrentarán penas de hasta 30 años por homicidio calificado. El reporte incluye un panorama pormenorizado acerca de la inseguridad en la provincia de Corrientes.
 
Todo indica que el caso del homicidio del joven Ariel Malvino no seguirá el rumbo tradicional de impunidad que caracterizó a otros tantos hechos que hoy casi se han olvidado.
El motivo es que, en esta oportunidad, el grave delito fue cometido en el exterior, y más precisamente en Brasil, la nación latinoamericana con el sistema judicial más completo y conciso a la hora de tratar con la delincuencia. Quienes han vivido en aquella nación o quienes al menos han permanecido un tiempo considerable en ella, conocen a la perfección que los delincuentes saben bien que no se juega con las fuerzas de seguridad, y que las leyes no son ni por asomo, motivo de burla o de jolgorio.
Pero los jóvenes correntinos de apellido Braun Billinghurst no lo comprendieron así. De acuerdo con informaciones confiables que incluso provienen de los encargados de la investigación policial y judicial en el Brasil, Eduardo y Lautaro Braun Billinghurst, de 21 y de 25 años de edad respectivamente, entendieron que se encontraban en una clásica situación de pelea callejera en la Argentina y procedieron a atacar y golpear con salvajismo al joven Ariel. Para rematar la faena, y no conformes con la golpiza, uno de ellos le quitó la vida, arrojándole una piedra en el pecho.
Los mencionados asesinos entendieron que podrían salirse con la suya luego del homicidio, como lo hubieran podido hacer en la Argentina sin ley a la que todos nos hemos acostumbrado ya, y que nuestros políticos continúan renuentes a modificar.
La familia Braun Billinghurst está acostumbrada a las "travesuras" de los jóvenes hermanos, y los llamados telefónicos a altas oficinas del gobierno correntino para sacarlos de los apuros son bien conocidos. Al menos así lo han comentado a El Ojo Digital nuestras fuentes destacadas en aquella provincia. Los altos contactos de la familia Braun tienen su origen en su relación con un ex gobernador.
A estas alturas, no está de más recordar a Corrientes como una de las provincias argentinas con las noticias más lamentables en lo que se refiere al funcionamiento de las instituciones. La corrupción de su policía se compara únicamente a la de su dirigencia política, y este rico territorio ha sido reiteradas veces saqueado no sólo por su política vernácula sino también por las sucesivas intervenciones, en donde la peor fue -por lejos- la de Ramón Mestre.
Hoy poy hoy, Corrientes capital ha sido declarada informalmente por sus habitantes como "la ciudad más insegura del Litoral". Luego de ser una de las urbes más pacíficas y tranquilas de la región, en la década del 80, pasó a convertirse en teatro de operaciones y zona liberada para delincuentes de poca monta, como carteristas, ladrones de automotores y similares. Con el paso del tiempo, toda la ciudad terminó por ser sitiada por violadores, secuestradores y asesinos.
Hoy día, Corrientes es la provincia que más dinero informal moviliza en términos de secuestros extorsivos, pero con una diferencia notable respecto del aún más violento conurbano bonaerense de Felipe Solá : en Corrientes, el secuestro extorsivo está siempre vinculado a relaciones políticas. Un caso notorio en este sentido es el secuestro de Christian Schaerer, donde el mencionado fue privado de su libertad como consecuencia de los malos manejos político-económicos de su padre, quien no cometió error más imperdonable que el de "quedarse con vueltos de otros". Esta es una cuestión muy poco mencionada o directamente evitada por los medios nacionales e incluso correntinos. Pero lo cierto es que lo acontecido con Christian tiene que ver con la clásica operatoria de las mafias enquistadas en el poder, lo que a estas alturas ya suena a verdad de perogrullo.
Corrientes "disfruta", además, de ventajas topográficas únicas que el delincuente sabiamente aprovecha, en relación a la abundancia de descampados y zonas rurales. Por otro lado, y por si este tipo de planes fallase, siempre existe el clásico "Plan B" de cruzar al Paraguay con la víctima y mantenerla allí hasta que se pueda poner las manos sobre el dinero del rescate. Pero para proceder con el "approach paraguayo", los ideólogos y partícipes necesarios tienen que llegar a acuerdos con políticos regionales guaraníes y su corrupta policía. Esto ya implica repartir una importante porción del dinero que se cobrará. Las negociaciones, a este nivel, pueden resultar muy ásperas.
Muchos correntinos conocen también las oscuras anécdotas que se comentan sobre los Esteros del Iberá. Estos relatos nada tienen que ver con fantasmas o apariciones. Por el contrario, los Esteros no son otra cosa que un enorme cementerio adonde van a parar los desafortunados jugadores de prominentes casinos, que no pueden pagar sus deudas de apuestas. Lo mismo sucede con muchas víctimas de secuestros y políticos opositores. En la clásica escena -que parece cinematográfica- nunca falta la imagen de la víctima de rodillas, sintiendo el frío metal de un arma de fuego en contacto con su nuca y la figura recortada en penumbra del comisario del lugar, siempre cómplice del hecho de turno junto con los ideólogos del secuestro y posterior homicidio.
Los correntinos de bajo nivel socioeconómico sólo pueden aspirar a obtener trabajos mal pagos en el Estado provincial -que participa sosteniendo el 80% de la economía-, y mientras tanto, los hijos de la "gente bien" tiene luz verde para salir de noche e iniciar violentas grescas que normalmente terminan no sólo con contusos sino también con traumatismos de cráneo, conmociones cerebrales y consecuencias incluso peores. Pero los perpetradores rara vez obtienen un castigo, pues lo más normal es que conozcan a alguna de las dos familias que históricamente han controlado políticamente a Corrientes en las últimas décadas. Si Ud tiene la fortuna de ser amigo de los Romero Feris y tuvo un problema, sólo tiene que levantar el teléfono, marcar el número correcto y sus "diferencias de opinión" con la justicia se terminaron. No importa si se trata de un homicidio o de inconvenientes menores. Tal es la forma en que el sistema funciona.
Por otro lado, la policía correntina no sólo conserva muchos "vicios" de la dictadura militar, sino que también escribe noticias récord con respecto a su accionar. No mucho tiempo atrás, los hombres de una comisaría de Corrientes capital no tuvieron mejor idea que robar un Toyota Corolla, de propiedad de la Policía del Chaco -sus vecinos-. La novedad no fue publicada pero El Ojo Digital accedió a los pormenores del hecho y sólo resta decir que las negociaciones para que los correntinos devolvieran el vehículo -en su momento, recién comprado por la administración chaqueña- fueron bizarras. Los uniformados correntinos simplemente no querían devolver tan bonito vehículo…
La culpabilidad de los "niños bien" Braun Billinghurst fue reconocida por sus propios padres desde el momento en que presentaron su escrito a la prensa y describieron como "injusta" la persecución que los vástagos sufrían en los medios. Cualquiera que revisara las líneas de su declaración con cuidado, podrá leer entre líneas que en ningún momento declararon inocentes a sus hijos. Simplemente el objetivo era ganar tiempo, y por estas horas Eduardo y Lautaro sólo pueden vivir escondidos de la prensa. Si el tema hubiera quedado circunscripto a la Argentina, otra sería la historia y pronto todos nos olvidaríamos. Pero, a Dios gracias, las trapisondas de los Braun se exportaron hacia las playas brasileñas.
En las últimas horas se conocieron importantes novedades, entre ellas que la justicia brasileña procederá a confirmar el pedido de captura internacional para los homicidas -pedido que deberá hacer cumplir el departamento de la Policía Federal Argentina que se desempeña en Interpol-, y más recientemente se conoció la renuncia del abogado de los Braun Billinghurst, dado que las pruebas contra los muchachos son contundentes. El abogado de la familia, el Doctor Jorge Buonpadre, expresó con claridad su disgusto profesional al respecto de que los Braun no exhibían otra estrategia que ganar tiempo para obtener protección política para sus hijos. Nadie quiere ver en prisión a sus hijos, pero cuando la muerte de un tercero está puesta sobre la mesa, lo correcto es hacer caso de los propios escrúpulos.
La Argentina de los "derechos humanos", de Eugenio Zaffaroni y su eterna complacencia con la corrupta dirigencia política local, hubieran salvado las almas de los homicidas de cuestión, a la vez que se hubieran reído a mandíbula batiente de la muerte de Ariel. Pero, cada tanto, los argentinos reciben alguna buena noticia y la que corresponde mencionar en este caso es que los hasta ahora intocables hermanos Braun -o al menos uno de ellos- tendrán que pagar por lo menos 30 años de lo que queda de sus vidas en alguna macabra cárcel brasileña.
Triste pero cierto es el hecho de que Brasil -un país hermano con el que nos unen el amor y el odio-, nos esté dando una interesante lección -aunque también una mano- acerca de cómo debe funcionar un sistema judicial en serio.
Fuente: El Ojo Digital Sociedad

Acerca de asfred Esteban Gelatti

un pez en el oceano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s